¿Crea dependencia?

La relación que se establece entre coach y cliente se basa en la mutua aceptación, la confianza y el compromiso. El coach potencia la autonomía del cliente y no adopta en ningún caso un rol de superioridad por lo que no se genera dependencia psicológica.